01
Dic

Igualdad en las empresas españolas: ¿realidad o ficción?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Valorado con 4 voto/s de 4,75 estrellas ( 5 valoración máxima)
Loading...

Mujer líder de un equipo como ejemplo de igualdad en las empresas
La ley de igualdad en las empresas es algo que parece pertenecer al campo de la ciencia-ficción: oímos hablar de ella con frecuencia, pero pocos son los que la han “visto”. Esto es especialmente cierto en nuestro país, donde los datos son poco menos que escalofriantes. En Leialta hemos realizado un estudio exhaustivo sobre el tema, para descubrir que el 90% de las empresas desoye las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de aplicar medidas de igualdad y conciliación.

Que solo el 10% de las empresas españolas tomen medidas para cumplir las necesarias políticas de igualdad es alarmante. Si no queremos que estas políticas se conviertan (de nuevo) en papel mojado, es importante ponerse las pilas desde hoy mismo y llevar a nuestras empresas a los niveles que exigen la realidad contemporánea, en materia de igualdad. ¿Quieres conocer los resultados de nuestro análisis? Pues no te pierdas lo que viene a continuación: te sorprenderás.

La igualdad en las empresas españolas

La implantación de la de igualdad en las empresas refleja, evidentemente, unas carencias alarmantes. Y no solo la ley: la situación de la mujer en el ámbito laboral de nuestro país es especialmente preocupante. Atención, porque sólo el 10% de las empresas españolas cumple la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres (LOIEMH), que establece que todas aquellas empresas con más de 250 trabajadores deben implantar un plan de igualdad.

Esto, en lo que se refiere a las empresas de más de 250 trabajadores. Pero también es importante hacer hincapié en que, si bien todas las empresas españolas están genéricamente obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral, se impone que empiecen a adoptar (de manera proactiva) medidas específicas y más concretas al respecto para que esta igualdad no se quede en buenas palabras.

Datos que levantan ampollas (o deberían)

La igualdad en las empresas españolas está muy lejos de ser una realidad. En nuestra sociedad  y según datos de la Encuesta de Población Activa, la tasa de paro femenino supera en casi 3 puntos a la del paro masculino. Y no solo eso: la retribución media de las mujeres españolas que sí trabajan es un 18,8% inferior a la de los hombres.  Por otra parte, según el estudio realizado por Leialta el porcentaje de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas del Ibex-35 es del 20%.

Así, lo que sucede es que la proporción de mujeres disminuye a medida que va creciendo el tamaño de la empresa. De esta manera, se da la paradoja de que en las empresas obligadas por la Ley a tener planes de igualdad de forma directa, la proporción va disminuyendo y se sitúa en torno al 10% y 9%. Aún hay más: se puede afirmar que un 67% de empresas españolas no cuentan con ninguna mujer en puestos de dirección.

Ventajas de implantar planes de igualdad en las empresas

La implantación de planes de igualdad en las empresas presenta muchas ventajas para los negocios. Además de consolidar la responsabilidad corporativa y de cumplir con la normativa vigente, entre otros beneficios estos planes pueden:

  • Mejorar la productividad
  • Mejorar la competitividad empresarial
  • Afianzar los sistemas de calidad
  • Aumentar la motivación de los trabajadores

El estudio también pone de relieve los beneficios que la ley prevé para las empresas con plantillas de entre 30 y 250 personas: además de lograr empresas más motivadas y eficientes, con mayor compromiso y satisfacción por parte de sus trabajadores, contempla una cuantía de 10.000 euros.

Distintivo de Igualdad: todo son beneficios

En España existe un distintivo que se otorga a las empresas que brillan por sus planes de igualdad. Para obtener el Distintivo de Igualdad (lo otorga el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad), la empresa debe cumplir varios criterios: participación equilibrada de hombres y mujeres, presencia equilibrada en los diferentes grupos y categorías profesionales, actuaciones de responsabilidad social en igualdad, establecimiento de criterios y sistema de remuneración, etc.

Por otra parte, fomentar la conciliación y la implantación de planes de igualdad en las empresas implica:

  • Una mejora de la calidad en la gestión de los recursos humanos (disminución del estrés y de los conflictos laborales)
  • Un ahorro importante en el gasto de personal (retención de talento, menos gastos de selección y formación).
  • Una mayor productividad y rendimiento económico (mayor compromiso e implantación de la plantilla y aumento de la capacidad productiva)
  • Una mejora considerable de la imagen y la reputación de la empresa

Una cuestión de justicia social… y una ventaja competitiva

En Leialta estamos especializados en mejorar la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas. Sabemos cómo implantar planes de igualdad en las empresas y cómo lograr que se conviertan en las ventajas, tanto sociales como de imagen de marca. Contáctanos y te contaremos todo lo que podemos hacer en tu caso.

La igualdad de oportunidades no es sólo una cuestión de ética o de justicia social sino una ventaja competitiva con la que distinguirnos en el mercado. Sin duda, cada vez hay más públicos que así lo valoran.

Y tú, ¿piensas que todavía queda mucho camino por recorrer en lo que respecta a igualdad, en las empresas españolas?

Quieres leer más sobre Responsabilidad Social Corporativa

Comentarios ( 0 )

    Deja Un Comentario

    Su dirección de Email no será publicada. Los campos requeridos están señalados. *